LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

30/09/2022. 19:05:14

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Nuevos impuestos o cuando la realidad recaudatoria se impone a la ficción

Doctor en Economía. ICADE – Universidad Pontificia Comillas

Hace varios días se publicó, por parte de la AEAT, el informe mensual de recaudación tributaria del mes de junio que, como novedad, incluye los ingresos relativos al impuesto sobre transacciones financieras: 128 millones de euros en los cinco meses que van de enero a mayo.

La previsión del Gobierno para ese impuesto era (y así está reflejada en los PGE de 2021) de 850 millones de euros por lo que, si el lector hace una simple regla de tres, parece evidente que, con los datos publicados de recaudación, no se va a cumplir; seguramente no se llegue ni a la mitad.

Como se sabe, el impuesto español sobre transacciones financieras ha entrado en vigor en enero de este año, pero su acuerdo político viene de atrás. En octubre de 2018 se hizo público el “Acuerdo de Presupuestos Generales del Estado 2019: presupuestos para un Estado social” firmado por los actuales socios de Gobierno (PSOE y Unidas Podemos) donde ya se establecieron las bases para la promulgación de un impuesto sobre transacciones financieras. Desde entonces ya se barajaba la cifra de 850 millones de euros como objetivo de recaudación, aunque fuimos muchos los que anticipamos que esa estimación de recaudación era desmesurada. A modo de ejemplo, la AiREF daba un rango de entre 420 y 850 millones de euros, el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) la cifraba en 700 millones de euros y el economista Daniel Lacalle la rebajó a 300 millones de euros. El que esto escribe, modestamente señaló en algunas publicaciones entonces que, dada la evolución en la negociación de la bolsa española, la recaudación de 850 millones resultaba casi imposible y era necesario actualizar las previsiones de recaudación. Nada se hizo; el ejecutivo optó por el “sostenella y no enmedalla” y tras dos años, cuando en diciembre de 2020 aprobó la Ley 11/2020 de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021, mantuvo los 850 millones como estimación de recaudación.

Pero la realidad es la que es.

¿Por qué no se van a recaudar 850 millones de euros?

Al inicio de este artículo he sugerido al lector hacer una simple regla de tres: si en 5 meses recaudo 128 millones de euro en 12 meses ¿recaudo? … si, 307 millones de euros. Es evidente que lo anterior es una simplificación tremenda, exenta de rigor científico y hasta -lo admito- una provocación pero, … también pudiera ser una primera aproximación.

Dado que el impuesto, en esencia, grava las transacciones bursátiles, para sustentar mínimamente el argumento, parecería lógico revisar la negociación de estas durante este año. Para ello, se puede acudir a diferentes bases de datos, entre ellas la de las las estadísticas de Bolsas y Mercados Españoles. Cierto es que esto no es infalible porque, además de existir otras plataformas de negociación, las transacciones sujetas al impuesto no son todas las transacciones bursátiles sino solamente las de las compañías con capitalización superior a 1.000 millones de euros pero, aun así, no deja de ser un buen indicador para intentar una estimación).

Datos:

  • El año 2020, BME contabilizó 429 mil millones de euros en su volumen de negociación. De ellos, 239 mil millones de euros ocurrieron en el primer semestre.
  • En el primer semestre del año 2021, BME ha contabilizado 190 mil millones de euros en su volumen de negociación, es decir, un 21% menos que en 2020.
  • Entre enero y mayo del año 2021, BME ha contabilizado 155 mil millones de euros en su volumen de negociación y la AEAT ha recaudado por el impuesto 128 millones de euros, es decir, un 0,083% sobre el volumen total de ese periodo.

Estimaciones:

  • Si el segundo semestre de 2021 sigue la tendencia del primero (un 21%menos), el volumen de negociación de 2021 será de unos 339 mil millones de euros que, por un 0,083% implicaría una recaudación de 298 millones de euros.
  • Si en el segundo semestre de 2021 el volumen de negociación se iguala al del segundo semestre de 2020 o se incrementa en un 10% o un 20% la recaudación total sería de unos 314, 330 o 346 millones de euros.

En definitiva, con todas las cautelas necesarias (porque el análisis realizado es ciertamente simple, limitado y centrado en los datos de BME), da la impresión de que el impuesto no va a llegar ni a la mitad de la recaudación estimada por el Gobierno. Podría estar entre los 300 o 400 millones de euros pero, parece difícil, muy difícil (por no decir que imposible) que alcance los 850 millones de euros presupuestados.

¿Y después, qué?

A principios de 2022 tendremos los resultados definitivos de la recaudación de 2021 pero si como aquí se prevé los resultados van a ser notoriamente inferiores a las estimaciones, se abrirán, en mi opinión, dos opciones.

  1. Que el Gobierno mantenga el impuesto tal cual está vigente alegando que estaba bien diseñado y, simplemente, reconozca (o no) el error de las estimaciones.
  • Que el Gobierno modifique el impuesto:
  • bien a través de ampliar las operaciones sujetas (es decir, extendiendo la base imponible a productos derivados y/o similares), o
    •  bien a través de un simple incremento del tipo impositivo para llegar a los 850 millones de euros que pretende recaudar.

La experiencia cercana aboga por la opción B. En Francia, el tipo original de la Ley núm. 2012-354, de 14 de marzo de 2012 que establecía el Impuesto sobre transacciones financieras francés era del 0,1% pero cinco meses después (Ley núm. 2012-958 de 16 de agosto de 2012) se elevó al 0,2%. Actualmente está en el 0,3%, o sea, tres veces más de lo inicialmente previsto. Es lo que pasa, a veces, con los tipos impositivos en los impuestos indirectos.

Veremos que sucede en España, pero, vistos los datos de la AEAT, no me extrañaría nada que en los próximos meses (sin esperar a los resultados finales de recaudación de 2021), cuando se negocien los PGE para 2022, se proponga un incremento del tipo de este impuesto al 0,3% para “homogeneizarlo” con el de nuestros vecinos del norte.

Como siempre, el tiempo lo dirá.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.