LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

28/09/2022. 13:58:45

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

MODULEROS atrapados por partida doble –la crisis y Hacienda-, e ¿injustamente?

Coordinador de la revista Quincena Fiscal

Eres un tío avispado y dispuesto a aprovechar el tirón del ladrillo. Te lo organizas con una cuadrilla: unos colegas de confianza, un par de furgonetas de segunda mano, algo de material, y a la carretera... ¡A colocar metros cuadrados de revestimientos de piedra por todo el país!

MODULEROS atrapados por partida doble –la crisis y Hacienda-, e ¿injustamente?

El gestor lo tiene claro: módulos. Y tú también, que se encargue él de los papeles, y vosotros a lo vuestro, ¡es una época de mucho trabajo y hay que ir a tope, al límite! Cuando volvéis el fin de semana, primero unas cervezas y luego cada uno a su casa, a reponerse, y el domingo al atardecer otra vez a la carretera.

¿Una inspección de Hacienda, qué es eso? ¿Y a nosotros, qué hay que inspeccionarnos?

Pero la verdad es que "ladrillo" y "módulos" suena mal, huele mal… ¡algo sucio, o muy sucio, tiene que haber por detrás, y hay que depurarlo! ¡A por ellos!

Ciertamente todos hemos oído hablar de excesos "oscuros" (o negros). Y la lucha contra "el negro" (o la economía sumergida, si se busca una expresión más eufemística) no es fácil, más bien es muy difícil, complicadísima.

Y las Administraciones tributarias tienen los medios que tienen, que son muchos en lo legislativo -exorbitantes en muchos casos-, pero no más, y quizás falten todavía más medios. 

Bien, a resultas de todo este baile, hoy es el día en que encima de tu mesa hay unos papeles que dicen que tienes que ingresar, entre cuotas, intereses y multas, cerca de 300.000 euros. En los últimos años has ganado mucho dinero, desde luego, pero, ¿dónde está el genio que consigue explicarte esto de forma que lo entiendas? ¿Y quien le explica a tu mujer que, además de haberte quedado sin trabajo, también se van a quedar con la casa… o algo así?

¡Busquemos la explicación que nos dan!

Resulta que sí, en efecto, estás encuadrado en el IAE como "pequeño albañil" y con esa clasificación entras en módulos, sin mayor problema (501.3 "Albañilería y pequeños trabajos de construcción en general"). Pero la nota común al epígrafe excluye de ese epígrafe del IAE a quienes presente presupuestos por importe inferior a 36.000 euros («Este epígrafe no autoriza la ejecución de obras con presupuesto superior a 6.000.000 de pesetas ni superficie en obra nueva o de ampliación que exceda de 600 metros cuadrados. Cuando se ejecute alguna obra en la que uno de estos límites se rebase, tributará por el epígrafe 501.1.»).

Tú no has hecho ningún presupuesto, al fin y al cabo eres un destajista que "va a metro cuadrado" (tampoco te has puesto a discutir si tu encuadre es "albañilería" o si vas por el «Epígrafe 505.1. Revestimientos exteriores e interiores de todas clases y en todo tipo de obras».). Pero en las liquidaciones mensuales de una constructora para la que trabajas te han ingresado más de ese importe… y ¡¡ya está!!: ¡fuera de módulos!

Te pintamos una estimación directa, con los ingresos que constan; los gastos -recuerda que estás en módulos- no los tenías especialmente bien documentados, es decir no son deducibles. Y además eres un cafre: ¡multazo que te crió! 

Este comentarista es un poco obsesivo con algunas cuestiones, como por ejemplo la siguiente: ¿qué se espera que deba hacer un destajista del ladrillo para evitar ser brutalmente sancionado por nuestras Administraciones tributarias?

Algún Tribunal ha sentenciado ya que la Administración tiene la potestad de comprobar la corrección del encuadramiento en el IAE y, de no ser correcto, la legitimidad para proceder a la regularización que corresponda. Y más de uno lo tiene claro: ¡son unos cacos, que paguen!

A mí personalmente me asustan los mecanismos al uso. Si alguien cobra en negro hay que procesarle y meterle en la carcel: sea, "con todas las garantías". Pero me dan pánico los atajos -demasiados- que observo: resulta que aquí nadie habla de "negro", todo esto se basa en que un pago supera el límite de exclusión de módulo (y se supone que el destajista tiene que haber recibido un curso que precisase ese detalle), y sin entrar mucho en los detalles de la calificación de la actividad (albañilería o revestimientos).

Al final, todo es absurdo: si le hubiesen dado el curso se hubiese preocupado de que nadie nunca le pagase más de la cifra de corte, bajo ningún concepto. Es más, los pagos a destajistas puede "trocearse tanto como se quiera", por promoción, por obra, por bloque, por piso, por metro… ¿quien se atreve a convertir el pago en criterio delimitador, interpretando la norma de un Real Decreto Legislativo en relación con una orden ministerial, de forma que salen cuotas -en varios años, y con IRPF+IVA- de 150.000 euros y sanciones de decenas de miles?

Yo no. Así no.

Y ¿cómo se sale de ésta? Me imagino que sólo con suerte… la imprescindible para dar con alguien, dentro de la cadena de encargados de la resolución de los recursos que procedan, mínimamente sensible a argumentos garantistas básicos, y con capacidad para entrar en matices y entender las situaciones de forma individualizada.

Pues eso, ¡buena suerte!

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.