LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

28/05/2024. 13:43:58

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El Rincon de Reuters

La candidatura ibérica se centra en las infraestructuras

Reuters

ZÚRICH (Reuters) – Los aeropuertos y las autopistas tuvieron más protagonismo que los futbolistas en la presentación final de la candidatura conjunta de España y Portugal durante la ceremonia celebrada el jueves en Zúrich, con la que pretendieron mostrar al comité ejecutivo de la FIFA su preparación para ser la sede del Mundial 2018.

El secretario general de la FIFA, Jerome Valcke (C), recibe al primer ministro de Portugal, Jose Socrates (D), y al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en Zurich el 2 de diciembre de 2010.

Aunque las presentaciones se limitan a 30 minutos, la ibérica superó los 40 minutos, debido sobre todo al apasionado discurso del presidente de la Federación Española de Fútbol y de la candidatura conjunta, Ángel María Villar, que además pertenece al comité que va a tomar la decisión.

"La FIFA es limpia, hace las cosas con honestidad y trabaja por el fútbol y por el mundo", dijo. "Los miembros del Ejecutivo sois gente honrada y trabajadora. Los que estáis aquí y también los que no", agregó, ante el aplauso de los asistentes.

"Ya está bien de que todo el mundo nos difame y nos calumnie. El proceso de candidatura es limpio, digan lo que digan y comenten lo que comenten", afirmó el también vicepresidente de la FIFA, en referencia a las acusaciones de corrupción de los últimos meses, que llevaron a la suspensión de dos miembros del comité ejecutivo, que por tanto no podrán votar.

El énfasis en las instalaciones y la ausencia de jugadores – a pesar de que a Zúrich habían viajado tanto el capitán de la selección española, Iker Casillas, como el ex capitán de la selección lusa Luis Figo – marcó un claro contraste con la animada presentación de la otra candidatura conjunta, Bélgica y Holanda, que abrió el fuego a las 09:00 horas.

La presentación comenzó con dos breves intervenciones del primer ministro portugués, José Sócrates, y del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañadas de tres vídeos parecidos entre sí y en los que se pudieron ver imágenes de infraestructuras y de lugares turísticos en las principales ciudades españolas y portuguesas, pero con pocas referencias al fútbol.

Zapatero también hizo énfasis en este asunto, destacando que España tiene la mayor red de tren de alta velocidad de Europa, así como las infraestructuras en aeropuertos y alojamientos.

"España ofrece muchas ganas de organizar este Mundial, pero ofrece también una gran capacidad de infraestructuras que permitirían organizar el Mundial, si quisiéramos, el mes que viene", afirmó.

Tras España iban los otros dos candidatos, Inglaterra y Rusia.

ESTRELLAS DEL FÚTBOL

En cuanto a los belgas y holandeses, los momentos más destacados de su intervención fueron un vídeo de un humilde Guus Hiddink, seleccionador holandés, viajando por el mundo, y otro con las habilidades futbolísticas de tres de las estrellas de estos dos países, Joahn Cruyff, Ruud Gullit y Jean-Marie Pfaff.

Otros trucos de edición permitieron que Cruyff apareciera en una entrevista de los años 70 prediciendo el futuro y que Holanda ganaría el Campeonato Europeo en 1988, capitaneada por Gullit, como así ocurrió. Además, "predijo" que el Mundial iría a Bélgica y Holanda en 2018.

Cruyff, Gullit, Pfaff y el mejor jugador belga de la historia Paul van Himst estuvieron en el escenario y recibieron el aplauso de los delegados de la FIFA. Su mensaje más serio fue que las características compactas de los dos países – dos de los fundadores de la FIFA en 1904 – organizarían un Mundial seguro y ecológico en el que los aficionados podrían viajar fácilmente a los estadios.

"Nuestro tamaño limitado es nuestra verdadera fortaleza, beneficia a los jugadores, a los aficionados y a los visitantes. El poder económico de nuestro país es elevado, estamos en el corazón de Europa y nuestra candidatura es un escaparate para las candidaturas conjuntas.

Estados Unidos, Japón, Corea, Qatar y Australia optan a ser la sede del Mundial de 2022.

Con la decisión sobre dos competiciones tan lejanas, la FIFA espera cerrar la puerta a cualquier guerra sobre candidaturas para unos 10 años, cuando empiece la disputa por el Mundial de 2026.

Cuando el presidente del organismo rector del fútbol mundial, Josep Blatter, abra el sobre y lea los nombres de los elegidos algo después de las 16:00 horas (15:00 GMT) desatará un frenesí financiero, económico y social que durará más de una década en los dos ganadores.

El valor de organizar un Mundial es casi incalculable, y podría impulsar la economía de los elegidos – además de las finanzas de la propia FIFA – en cientos de millones de dólares, euros o cualquiera que sea la divisa implicada.

La elección parece estar muy ajustada, sin que haya un claro favorito sobre cuál será la decisión de los 22 integrantes del comité ejecutivo en una votación secreta.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.