LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

26/05/2024. 02:24:39

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El Rincón de Reuters

Ponen precio a la cabeza de Gadafi mientras siguen los combates

Reuters

TRÍPOLI (Reuters) – Los nuevos líderes de Libia ofrecieron el miércoles un millón de dólares por el fugitivo Muamar el Gadafi, después de que éste pidiera a sus hombres leales seguir batallando en la capital.

Un combatiente libio llega a reforzar a sus compañeros que tratan de expulsar a las últimsa fuerzas proGadafi de Trípoli, el 24 de agosto de 2011.

Un día después de que las fuerzas rebeldes arrasaran su cuartel general en Trípoli y destrozaran los símbolos de sus 42 años de Gobierno, disparos aislados de ametralladoras y cohetes de grupos leales mantenían a raya a los insurgentes que buscan a Gadafi y a sus hijos.

Los rebeldes también informaron de enfrentamientos en el desierto y disputas en la ciudad natal de Gadafi.

En Trípoli, cohetes y ametralladoras mantenían a dos millones de civiles encerrados en sus casas. Muchos estaban ansiosos aunque deseosos de que la guerra termine pronto, y hacen frente a un empeoramiento de la escasez de alimentos, agua y suministros médicos para los cientos de heridos y enfermos.

"Las fuerzas de Gadafi y sus cómplices no dejarán de resistirse hasta que Gadafi sea capturado o muerto", dijo Mustafa Abdel Jalil, jefe del Consejo Nacional de Transición rebelde (CNT), que ofreció amnistía a cualquiera de su entorno que lo mate y anunció una recompensa valorada en más de un millón de dólares por su captura.

"El final sólo llegará cuando él sea capturado, muerto o vivo", agregó en declaraciones desde el bastión rebelde oriental de Bengasi.

Hasta entonces, Gadafi no se rendirá fácilmente y podría desencadenar un "acontecimiento catastrófico". En una grabación de audio de mala calidad emitida a través de un canal por satélite durante la madrugada, Gadafi, de 69 años, instó a los libios a "exterminar a traidores, infieles y ratas".

No había indicios claros del paradero de Gadafi, aunque sus adversarios suponían que aún estaba en Trípoli o en sus alrededores después de que el otrora hombre fuerte de Libia describiera como una "táctica" su retirada del complejo Bab al Aziziya antes de que éste fuera tomado el martes por los rebeldes.

Sin embargo, líderes de potencias occidentales y los rebeldes que comandan la transición no perdieron tiempo e iniciaron el proceso de traspaso de importantes activos extranjeros de Libia. Fondos serán necesarios para aliviar los efectos de la guerra en pueblos que han quedado destruidos y para desarrollar las reservas de petróleo que pueden hacer rica a Libia.

INSTALACIONES PETROLERAS

Tras las conversaciones con aliados árabes y occidentales en Qatar, un destacado líder rebelde dijo que el CNT trataría de conseguir 5.000 millones de dólares en bienes congelados para relanzar la economía del país y facilitar ayuda vital a sus ciudadanos. La cifra es superior que la estimación dada anteriormente de 2.500 millones.

Mientras, Estados Unidos presentó un borrador de resolución ante el Consejo de Seguridad de las Naciones unidas para descongelar 1.500 millones de dólares en bienes libios. El miércoles no se votó el borrador, pero diplomáticos dijeron que se podría producir el jueves o viernes.

Había otra reunión prevista el jueves en Estambul.

Los rebeldes también hablaron de traer de vuelta a trabajadores para reiniciar las instalaciones de exportación de crudo pronto. Aunque Libia es un país rico en petróleo, cuatro décadas de gobierno de culto a la personalidad ha dejado pocas instituciones de normal funcionamiento.

Los rebeldes, muchos de los cuales fueron seguidores de Gadafi, expresaron el deseo de trabajar con ex leales al régimen y responsables y evitar purgas de la antigua élite gobernante, lo que llevó a Irak a la anarquía sectaria después de 2003.

Pero sus avances no son garantía de seguridad o progreso mientras Gadafi y su entorno sigan huidos. Abdel Salam Jallud, cercano aliado de Gadafi que cambió de bando la semana pasada, dijo que el veterano líder planeaba desaparecer de la vista y luego lanzar una guerra de guerrillas cuando las tropas de la OTAN se retiren.

"Está enfermo de poder", añadió. "Cree que puede reunir a sus partidarios y realizar ataques (…) Alucina. Cree que puede volver al poder", sostuvo.

Pero hay indicios de otros partidarios de Gadafi de que se dan por vencidos y ha seguido la corriente de deserciones que se ha presentado durante los seis meses de la sublevación, como la del subjefe de inteligencia.

No obstante, en la hasta ahora más sangrientas de las revueltas de la llamada "primavera árabe" que está transformando a Oriente Próximo y África del Norte también hay claros indicios claros de nuevas amenazas de desorden.

Cuatro periodistas italianos fueron secuestrados cerca de Zauiya, situada entre Trípoli y la frontera con Túnez.

Además, responsables de Occidente también temen que armas, incluyendo misiles antiaéreos y material nuclear capaz de fabricar una "bomba sucia", puedan ser tomadas por los seguidores de Gadafi y llegar a grupos hostiles.

Sirte, la localidad natal de Gadafi en la costa mediterránea entre Trípoli y Bengasi, aún no está en manos de los nuevos líderes. Tampoco la ciudad desértica de Saba, en el sur, donde los rebeldes informaron de combates.

Un portavoz militar de los rebeldes estimó que "el 95 por ciento de Libia está bajo control rebelde".

"Aquel que gobierna libia es el que controla Bab al Aziziya, y ésta es la realidad de la cuestión. Para nosotros, Gadafi está acabado", dijo a al Jazira el coronel Abdala Abu Afra.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.