LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

23/05/2024. 05:17:05

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Una decaída Andalucía se abraza al cambio del PP

Reuters

A la turística Andalucía, la comunidad más grande de España, le falta su tradicional buen humor por culpa de una crisis que la ha arrinconado con el mayor índice de paro del país, una dramática situación que parece ir a propiciar el domingo un vuelco electoral a favor de PP tras más de tres décadas de gobiernos socialistas.

una pareja pasa por delante de dos carteles electorales del presidente de la Junta de Andalucía

Entre los andaluces, el estado de ánimo general es de abatimiento y pesimismo por el gran alcance de la crisis y de cansancio y hastío por una clase política que sigue protagonizando escándalos de corrupción que saquean unas mermadas arcas públicas que deben hacer frente a grandes deudas.

"Este es un pueblo que tenía mucha alegría, no se veían las caras que se ven ahora", dijo Domingo García, un joyero de 60 años del pueblo de Cartaya (Huelva) que, como tantos otros pueblos cercanos a la costa, sufrió el zarpazo del estallido de la burbuja inmobiliaria y hoy malvive de la producción agrícola.

Su hija Bella, de 35 años y concejal del PSOE en el ayuntamiento perdido por los socialistas tras la ola conservadora que arrasó en las municipales de mayo, y luego en las generales de noviembre, admite con resignación que la situación es muy adversa para su formación.

"La gente quiere un cambio aunque no sean (partidarios) del PP", dijo con cierta resignación.

Un total de 6,4 millones de electores están convocados a las urnas para elegir entre "el cambio andaluz" que propugna el PP de Javier Arenas o "el camino seguro" del PSOE de José Antonio Griñán, que intentará atraer a los indecisos con el miedo a los recortes en prestaciones y bienestar social, especialmente en sanidad y educación.

"Vamos a una victoria estruendosa del PP", dijo Manuel Montero, profesor de Historia en la Universidad de Granada, a Reuters por teléfono.

"(Los andaluces) saben que va a haber más recortes. La confianza es que los recortes sean sensatos", añadió.

"ARRIMAR EL HOMBRO"

El Gobierno de Mariano Rajoy ha emprendido una serie de duras medidas para recortar el déficit y aprobado una reforma laboral que facilita el despido, lo que ha llevado a la convocatoria de una huelga general para el 29 de marzo.

Un diputado del PP en el Congreso dijo a Reuters previamente que después de las elecciones andaluzas, el PP aprobará un nuevo paquete de reformas en abril que permitirá a las autonomías subir las matrículas universitarias y empezar a cobrar por algunos servicios médicos, el conocido como copago sanitario.

"Una victoria del PP se verá como un respaldo a las medidas de austeridad", dijo Josep Lobera, director de investigación en Metroscopia, a Reuters.

Los sondeos indican que, mientras la economía se dirige hacia su segunda recesión en tres años, el 50 por ciento de los españoles apoya las medidas de ahorro de Rajoy en algunos servicios sociales, según datos de Metroscopia.

"Me siento privilegiada y creo que hay que ayudar al país", dijo María Antonia Vázquez, funcionaria jubilada de 68 años de Cartaya y madre de tres hijos que trabajan, que apuesta claramente por el fin del socialismo en Andalucía.

El desempleo, la crisis y, finalmente, los escándalos de corrupción en esta autonomía de 8,4 millones de habitantes han perjudicado gravemente la imagen de un PSOE al que los andaluces han sido fieles desde el principio de la democracia.

Esa "historia de amor" está a punto de llegar a su fin, y no parece que la ruptura vaya a ser amistosa o indolora. Los últimos sondeos otorgan una holgada mayoría de hasta 59 escaños al PP, frente a los 47 actuales, mientras que el PSOE sufriría un desplome de 15 diputados que favorecería también a Izquierda Unida, aumentando hasta nueve sus diputados en el Parlamento de 109 escaños, según Metroscopia.

El último gran escándalo de corrupción es el caso de los ERE tras detectarse prejubilaciones fraudulentas en los Expedientes de Regulación de Empleo subvencionados por la Junta de Andalucía.

El caso está actualmente bajo investigación judicial y hay una veintena de altos cargos y funcionarios implicados, que habrían utilizado también el dinero público para el consumo de droga y alcohol, según las filtraciones del caso en la prensa.

"Ha habido un punto de inflexión en el escándalo de los ERE con el consumo de droga y copas. Eso le ha llegado mucho aquí a la gente", dijo Eduardo Peralta, director del periódico Ideal de Granada, a Reuters, para quien la corrupción va a jugar un papel determinante en la derrota socialista, con la que perderían prácticamente todo su poder institucional en España.

A pocos días de su famosa Semana Santa, miles de familias andaluzas viven el calvario de una precariedad laboral y económica que los impulsa hacia un cambio de rumbo político.

"La situación está muy mal. He tenido que ayudar a amigos míos en paro que no tenían ni para comer", dijo Eva Morales, pintora sevillana de 42 años con una hija de tres años, y un hermano y cuñado entre el 31% de desempleados de la comunidad, frente al 22,8% de la media española.

ANDALUCÍA RURAL

Esta sensación de impotencia y desilusión se percibe también en las calles, bares y comercios de la rural Cartaya, antaño una rica localidad receptora de inmigrantes para la boyante construcción y el campo.

Cartaya es un pueblo de 20.000 habitantes cuya población inmigrante, un 24,5%, compite ahora por los escasos puestos de trabajo en el campo.

Lucía Maestre es una licenciada de Ciencias Medioambientales de 32 años que se lamenta de su suerte, igual a la de miles de jóvenes donde el paro se ha cebado, con casi la mitad de ellos sin trabajo.

"Mi vida laboral no llega al año", dijo Lucía a Reuters, que trabaja en un bar los fines de semana, no cotiza a la Seguridad Social y 1.000 euros de salario al mes le parecen un espejismo.

"Va a ganar el PP y lo único que pido es que traiga un trabajo", dijo.

No obstante, es precisamente trabajo lo que Rosa Bendala, columnista de prensa y ex concejala de Izquierda Unida en Sevilla, cree que no va a traer una victoria del PP.

"Tanto la clase empresarial apenas existente en Andalucía, ni el PP, nunca han dado trabajo aquí", dijo Bendala, quien piensa que aún puede darse una coalición de gobierno entre el PSOE e IU, una hipótesis que no descartaba la última encuesta del CIS.

La propietaria de un pequeño hotel de 10 habitaciones Loli Vázquez ha tenido que prescindir de dos empleados, la mitad de su plantilla, porque desde hace dos años ya no se alojan allí ni técnicos y operarios de la construcción ni los comerciales que solían recorrerse la provincia.

"Yo no he tenido ningún tipo de ayuda. No se puede dar ayudas a la empresa de la hija de Chávez (Manuel, el anterior presidente de la Junta de Andalucía, al que algunos acusan de nepotismo) y a otros no", señaló para añadir que los socialistas deben pagar por lo que han hecho.

Los socialistas andaluces van camino de perder su joya de la corona, un revés para un partido vapuleado en las últimas elecciones tras la abrumadora victoria del PP de Mariano Rajoy en casi todas las comunidades autónomas y principales ayuntamientos del país.

"Esto ha sido un cortijo (del PSOE) durante 30 años. Y lo peor es el descaro con el que han actuado en muchos casos (como el despilfarro y el enchufismo en puestos públicos)", dijo Pedro Jurado, maestro retirado de 73 años, primer ex alcalde democrático del pueblo con la extinta UCD y hoy un muy respetado hijo predilecto de Cartaya.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.