25 de Agosto de 2019 | 01:19
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Marketing

5 de Marzo de 2009

Contenido de Buenas prácticas:

Blog de gestión y dirección de despachos de abogados

No hay que “retener” el talento

Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón,
abogado y consultor


Que nadie se alarme, el talento tiene que poblar nuestras organizaciones. Pero nunca me ha gustado la expresión “retener el talento” porque sugiere que es contra la voluntad de la persona a quien dificultamos o impedimos su marcha.

Si decimos o aconsejamos que tenemos que "retener el talento", mal comenzamos. Posiblemente la expresión es consecuencia de no comprender las razones por las que una persona quiere desarrollar su carrera profesional en un despacho de abogados.

Entonces, ¿cuáles son los ingredientes de la fórmula mágica que nos permitirá rodearnos de personas que hagan crecer la organización? Pues afortunadamente, depende del tipo de persona y de la clase de despacho. Y digo afortunadamente porque la variedad de personas es tan grande como la combinación de motivaciones.

Saber aplicar una retribución justa (dineraria y en especie), poder ampliar los conocimientos en aquellas materias en las que trabajamos, y percibir que nuestro trabajo es útil para las personas que lo reciben, puede ser un buen comienzo. Ni vamos a solucionar siempre un problema de motivación con dinero, ni toda la formación y desarrollo profesional del mundo van a suplir una retribución económica mínima.

Saber combinar estos tres factores en relación con el tamaño del despacho, su estrategia de crecimiento y sus valores serán la fórmula que nos hará rodearnos de talento. En unas ocasiones habrá que poner el doble del ingrediente A, en otras del C, y así con todas las combinaciones posibles. El abogado de una ONG o una asociación con un fin determinado tendrá como preferencia que su trabajo sea útil, pasando la retribución económica a un segundo plano, pero un recién licenciado dará mucho valor al aprendizaje (durante un tiempo limitado).

Por último, quiero comentar una de las situaciones más difíciles, que se produce cuando el despacho no puede dar respuesta a una falta de motivación. La estrategia y la carrera profesional de cada despacho tienen un límite (no olvidemos que la carrera profesional siempre debe seguir a la estrategia, y no al revés), y en ese momento una sincera conversación entre las partes es la mejor solución para todos.

¿Quiere leer otros post del Blog de gestión y dirección de despachos de abogados?

  • Comparte esta noticia en linkedin

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar