17 de Diciembre de 2017 | 04:37
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Nuevas Tecnologías

23 de Diciembre de 2015

Abogados que no tienen Twitter

“Las empresas que entienden el Social Media son las que dicen con su mensaje: te veo, te escucho y me importas” - Trey Pennington

Sara Molina Pérez-Tomé,
CEO y fundadora de Marketingnize, firma especializada en Marketing & Management


En determinadas ocasiones parece que un abogado que no tiene Twitter se está quedando atrás. Pues bien, pese a ser una firme defensora del Marketing online - y precisamente por ello - debo decir que es preferible no estar a que la motivación sea únicamente que los demás estén.

Las RRSS requieren constancia, y no son una varita mágica ni una solución estándar. La aparente gratuidad de las redes no es tal, implica abrir un nuevo canal de comunicación, y la necesidad de generar contenido original y de interés conforme a unos objetivos claros y concretos. Los recursos materiales y humanos que tenemos que dirigir no son pocos.

Mi recomendación, si estás pensando entrar en esta red o en cualquier otra, es que hagas un ejercicio de reflexión: ¿para qué quieres estar?, ¿qué quieres comunicar?, ¿a quién quieres llegar? Podemos basarnos en P. Kotler para hablar de STP (Segmentación, Targeting y Posicionamiento) y así plantear una estrategia con éxito.

 

Las RRSS pueden ser un medio generador de tu marca personal y/o corporativa, además pueden ser muy útiles para la captación o fidelización de clientes, para  comunicarse con otros compañeros, aprender y mantenerse al día. Pero a su vez, si no tenemos establecida una estrategia alineada con los valores del despacho, pueden significar una pérdida de tiempo y lo que es peor: perjudicar gravemente la imagen de nuestro despacho. Ejemplo de ello es la huella digital que puedes rastrear en los buscadores del más que sonado incidente de un despacho que no supo gestionar bien la comunicación en relación con el accidente aéreo del Airbus A320 de la compañía Germanwings. La repercusión de aquel incidente obligo al bufete a cerrar sus redes sociales además de, seguramente, implicar consecuencias muy negativas para el despacho.

¿Qué necesito saber?

1)      ¿Quién es tu cliente?

Este punto corresponde a las primeras dos fases de las que hablaba Kotler: la segmentación del mercado y la definición de nuestro "target".

La irrupción del  mundo online y los nuevos canales de comunicación no implica que un abogado deba de estar en todas las RRSS. Antes de plantearte dónde estar, es necesario que hayas respondido a las preguntas con las que iniciábamos el artículo y sobre todo definir quién es tu cliente. Si no completas este punto probablemente el retorno será muy bajo y estarás dedicando recursos de forma poco rentable.

2)      ¿Cuál es mi valor añadido?

Tener claro que es lo que quiere el cliente nos hará conocerle mejor y valorar temas como la innovación, nuestro logo, los canales de comunicación, la decoración del despacho, nuestra web, etc. Es muy común caer en el error de comunicar nuestros servicios y no lo que el cliente valora, haciéndose más difícil que conectemos con él ("engagement").

Por eso considero muy útil lo que denominamos mapa empático del cliente, con el que podemos entender que es lo que le preocupa y que es lo que valora.

 

Por ejemplo, si nuestro despacho se dedica a la rama de derecho digital parece obvio que esta especialización requiere que la evidencia física transmita unos valores más innovadores, por medio de elementos como la imagen corporativa o los muebles de nuestro despacho y de una presencia online mucho más activa y dinámica.

Si nuestra actividad en Twitter, o en cualquier otra red social, genera una clara marca personal y/o corporativa y un tráfico fluido a la web, el cliente terminará contactando con nosotros. Y es justo en este punto donde una campaña de atracción de clientes puede convertirse en un fracaso si no tenemos bien definidos los canales de comunicación y los procesos internos de atención al cliente. Por ejemplo, si nuestro despacho hace una "landing page" y el formulario de contacto está conectado con un correo del que luego no se hace un seguimiento perderemos por el camino muchos clientes.

Una vez hayas definido estos puntos podrás decidir en qué red social debes o no estar; teniendo en cuenta que Twitter también es muy útil para contactar con posibles colaboradores o empresas que podrían ser posibles alianzas para tu despacho.

Artículos relacionados

Vote:
|| || || || |
Resultado:
36 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar