10 de Diciembre de 2019 | 03:43
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Nuevas Tecnologías

1 de Agosto de 2019 María Jesús González-Espejo, vicepresidenta de la Asociación Europea de Legaltech (ELTA)

"Los abogados vivimos una revolución y necesitamos adaptarnos al cambio"

Entrevistamos a María Jesús González-Espejo, vicepresidenta de la Asociación Europea de Legaltech (ELTA) y gran conocedora de los impactos tecnológicos en nuestro sector y, sobre todo, en la organización de los despachos de abogados.

Fernando Biurrun Abad,
Abogado.
Fundador de Law&Trends
Consultor de Social Media @fbiurrun


María Jesús González-Espejo

Hace solo unos días que tuvo lugar el último Congreso de la Abogacía en Valladolid. Casi la totalidad de las ponencias se han dedicado temáticas relacionadas con la transformación digital.... ¿Qué está pasando?

Estamos viviendo un cambio de era. Nos ha tocado vivir una revolución, a la que han decidido llamar 4.0. Es una revolución propulsada por la tecnología y en la que se han borrado las fronteras, se ha acelerado toda la actividad y ha aumentado la incertidumbre y la necesidad de adaptarse al cambio. Para definir este conjunto de características se habla de VICA (volátil, incierto, complejo, ambiguo). 

¿Cómo describiría hoy al sector de la Abogacía en España?

Pienso que al sector lo definen en este momento estos diez rasgos: 

  1. Atomizado: solo lawyers la mayoría. 

  2. Muy ocupado.

  3. Poco interdisciplinar: datos, tecnología, experiencia de usuario, ciberseguridad, comunicación en redes, salvo excepciones contadas, no son lo nuestro.  

  4. Con mayoría de profesionales desactualizados: formación no obligatoria, formación inadaptada a necesidades reales del mercado y de la sociedad.

  5. Descapitalizado, salvo excepciones: 150 despachos. Presión en los precios, competidores no legales, exigencia de transparencia por parte del cliente.

  6. Con más tendencia al individualismo que a la colaboración.  

  7. Desorientado y desinformado: miedo, incertidumbre, desconcierto ante las nuevas circunstancias. 

  8. Conservador y con una mezcla de miedo y pereza ante la necesidad de cambio.

  9. No siempre socialmente modélico: diversidad, conciliación, rsc, etc.  

  10. Ineficiente.

¿Cómo deberían ser los abogados para tener éxito en el nuevo modelo económico?

Pues en mi opinión algo más: ociosos para poder reflexionar; empáticos y simpáticos; humanistas, el mundo son algo más que leyes; creativos; zen; flexibles y colaborativos.

¿Por qué considera que deberíais ser así los abogados?

Hace años entrevistaron a Rodrigo Uría y le preguntaron que cómo eran los abogados que seleccionaba su despacho y él contestó: "simpáticos". Por entonces yo era responsable de la dirección de personas en Pérez-Llorca y cuando leí esa respuesta pensé: vaya tonterías dice este Señor. Hoy con muchos años más, creo que su respuesta era la respuesta de un sabio.

Recientemente he tenido ocasión de ver los dos vídeos que la Fundación COTEC que se dedica a la innovación ha publicado para despertar la inquietud en los políticos respecto al impacto en que la IA tendrá en el empleo. Allí se explica muy bien las cualidades que debe reunir el profesional al que no le quitará el puesto la IA y son las cinco siguientes: creativo, con capacidad de dar respuesta a situaciones imprevistas, colaborativo, interdisciplinar y capaz de detectar y gestionar bien las emociones suyas y de terceros. Esas son las habilidades que (por ahora) tenemos los seres humanos y no las máquinas. Todas las demás: memorizar, comparar, encontrar, archivar, decidir sin sesgo, resumir, etc. lo harán mejor las máquinas que nosotros en muy poco tiempo.   

Si fuera la titular de un despacho pequeño, ¿qué le aconsejarías que hiciera para adaptarse a los nuevos tiempos?

Lo primero y más importante es conocerse a uno mismo. Sin entender y aceptar quienes somos como organización y profesionales no nos puede ir bien. ¿Qué equipo tenemos? ¿cómo son? ¿están dispuestas a abrazar el cambio? ¿de qué recursos financieros disponemos? ¿podremos dedicar tiempo a algo distinto de lo que venimos haciendo hasta ahora? ¿estamos dispuestos a aprender?

Respondido esto, debemos aprender sobre el entorno y cómo nos afecta lo que en él está pasando: ¿qué quieren nuestros clientes? ¿están ellos preparados para el cambio? ¿Qué tendencias se están produciendo en la sociedad, la economía, etc.?

Con las respuestas a todas estas incógnitas podremos hacer un plan, que deberá tener claros objetivos, recursos, plazos. En el plan debo definir bien quien liderará, quien ejecutará.

Si quieres disponer de toda la información y la opinión jurídica para estar al día, no pierdas
de vista a Actualidad Jurídica Aranzadi

  • Comparte esta noticia en linkedin

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar