LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

03/10/2022. 03:47:46

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Solución de conflictos: una oportunidad para mejorar el clima de la organizaciones

Responsable de Proyectos de Comunicación Interna y Bienestar STRONG element.

Todavía nos encontramos con personas que ostentan puestos de responsabilidad en las cuales existe el convencimiento de que los conflictos en las organizaciones son negativos, que hay minimizarlos e incluso ocultarlos.

Dos personas hablando en una oficina y una de ellas apollada en la pantalla del ordenador

No debe ser así, los conflictos al igual que los errores pueden y deben convertirse en mecanismos y oportunidades para aprender, evolucionar y mejorar la organización de nuestros despachos. Esta debe ser nuestra filosofía, nuestra idea central a la hora de construir una base sólida para avanzar en la búsqueda de la satisfacción personal y el máximo rendimiento en busca del éxito profesional.

¿Cuáles deberían ser nuestros criterios a la hora de afrontar los conflictos en nuestras organizaciones? En primer lugar debemos tener claro a que tipo de conflicto nos estamos enfrentando. ¿Se trata de un conflicto originado por diferencias profesionales o personales?

Los conflictos profesionales no suponen un excesivo problema, basta con favorecer y promover la comunicación interna, la generación de ideas, la negociación y el liderazgo a la hora de tomar decisiones.

Más dificultades supone resolver los conflictos personales, para los cuales en principio nos sentimos menos preparados. En estos casos debemos ser conscientes de que no todos las personalidades son iguales y que es un factor a tener en cuenta a la hora de afrontar el conflicto. No obtendremos resultados satisfactorios si afrontamos del mismo modo las posibles crisis sin tener en cuenta los rasgos de personalidad. No deberíamos tratar igual a la persona responsable, exigente y autocritica que al profesional de excesiva seguridad y perfil egocentrico, por poner dos ejemplos. Del mismo modo existen factores como la necesidad de reconocimiento, de seguridad y el deseo de sentirse parte del grupo, pueden ser relevantes a la hora de producirse el conflicto

Respecto a los principales desencadenantes de conflictos, podríamos destacar los papeles, funciones y responsabilidades mal definidos, la escasez de recursos personales o profesionales, los diferentes criterios, prioridades y valores de las distintas personas intervinientes, nuestra percepción de la organización, de las personas, del entorno y del futuro.

Siendo conscientes de la importancia de los factores personales y teniendo en cuenta estas diferencias, debemos intentar no focalizar la atención en la persona sino en el conflicto, es importante ser capaz de operativizarlo, hacerlo concreto, definirlo y sobre todo despersonalizarlo, lo cual nos permitirá actuar con mayor imparcialidad y ser mas efectivos

Una vez identificado y definido el conflicto, ¿cómo lo gestionamos? Debemos favorecer la comunicación, la escucha activa, la confidencialidad y sobre todo la empatía, ser capaz de situarse en el lugar de la otra persona, entender sus criterios y necesidades. Como resulta obvio el primer paso se sitúa en la capacidad de reconocer su existencia y actuar con celeridad, posteriormente, escuchar para concretar y definir el problema. Definido el problema y escuchadas  todas la partes que intervienen en el problema es el momento de tomar la iniciativa, evitar las acusaciones buscar y liderar la negociación, si esta resulta del todo imposible debemos asumir nuestra responsabilidad y tomar una decisión, la cual comunicaremos e implantaremos en el menor tiempo posible.

¿Cuales son los factores que debería tener en cuenta cualquier líder organizacional a la hora de crear un clima que favorezca la resolución de los conflictos y minimice las posibilidades de su aparición?. Resulta fundamental asumir las diferencias personales y valorarlas como factor de enriquecimiento de los equipos. Se debería fortalecer la cohesión interna, la valoración, el refuerzo y la motivación de nuestros empleados a través de la comunicación y entorno a una cultura organizacional conocida y compartida por nuestro equipo humano.

Además de los factores ya mencionados, me gustaría destacar un aspecto que en ocasiones pasa desapercibido o que sabiendo de su importancia no dedicamos recursos personales ni económicos a su desarrollo y fortalecimiento, nos referimos a la importancia de las relaciones personales dentro de la organización.

Favorecer el conocimiento y las relaciones personales entre los individuos puede convertirse en un factores claves a la hora de gestionar con éxito los conflictos. Estos objetivos se pueden conseguir a través de herramientas tales como la intranet, el apadrinamiento, los grupos de debate y los talleres de ideas interdepartamentales.

Desde la dirección y a través de la formación también se pueden impulsar actuaciones tales como las jornadas de "teambuilding" y motivación, los talleres de habilidades sociales y negociación, todo ello focalizado en la búsqueda de la satisfacción personal y el éxito profesional dentro de la organización.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.