27 de Julio de 2017 | 06:40
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Marketing

5 de Mayo de 2016

El marketing online contra el marketing jurídico

En los últimos tiempos estamos asistiendo a un crecimiento de la notoriedad del marketing jurídico. Dentro de éste las nuevas tecnologías están adquiriendo una importancia cada vez mayor, produciéndose un giro en el concepto del propio marketing jurídico hacia el marketing online. Conceptos como Diseño de WEB, SEO, E-mail marketing, inbound marketing, linkbuilding, SEM, Marketing de contenidos, notoriedad de marca, etc., cada vez están adquiriendo una relevancia mayor de forma que el conocimiento y utilización correcta de estas herramientas cada vez más se están convirtiendo en claves para que los despachos verdaderamente consideren que realmente están avanzando en el ámbito del marketing jurídico.

Joaquín Casanovas Sanz,
Socio de THE Abogados
Socio de BlueLAW market consultora de marketing jurídico


Pero ¿es esto suficiente?

Cuando hablamos de marketing jurídico, no sólo estamos hablando de lo  anterior; es más, todos los conceptos anteriores en realidad son herramientas que se ponen marcha para implantar una estrategia de marketing online que hemos pre-definido con arreglo al Plan estratégico del despacho.

En segundo lugar, habrá otro conjunto de herramientas que estarán relacionadas con el marketing offline que formarán parte del marketing jurídico, y que también serán consecuencia de una reflexión estratégica que el despacho haya realizado previamente.

¿Y cuáles son esos elementos previos que cualquier despacho debe predefinir antes de lanzarse a desarrollar actividades de marketing online o, incluso, de marketing jurídico en general?

En mi opinión, y en general, el despacho deberá tener en cuenta los siguientes tres elementos con carácter previo:

    1) Cuáles son los objetivos del despacho. Con un horizonte temporal más o menos amplio, el despacho deberá predefinir qué posición quiere ocupar dentro del mercado, en qué sector, y bajo qué circunstancias. En definitiva, deberá fijar un lugar de destino u objetivo concreto al que quiere llegar.

    Ej: Como despacho de abogados no será lo mismo que queramos convertirnos en un referente dentro del área de derecho laboral,  o más concretamente, nos queramos especializar en el asesoramiento a empresas del sector del automóvil, o todavía más aún, que queramos trabajar para convertirnos en un referente en el asesoramiento a empresas del sector del automóvil, sobre todo en materia de negociación colectiva.

    2) Posicionamiento real y objetivo. Al mismo tiempo que lo anterior, deberemos fijar nuestro punto de partida y ser conscientes de nuestro posicionamiento, es decir, conocer cómo nos perciben nuestros clientes, actuales y futuros, y cuanto de alejados estamos de nuestro objetivo final, que estará marcado por nuestro posicionamiento deseado que hemos fijado en el punto anterior.

    3) Cuál es la estrategia a  seguir. Una vez hemos fijado el punto de partida y de destino, deberemos definir  la ruta a seguir para la consecución de nuestros objetivos. En este punto, será importante la integración de todos los elementos claves  del despacho. Ej: Marketing (Online y Offline), Comercial o Ventas, Operaciones o Administración, etc.

Con idéntica importancia de forma que nos ayudará a definir mejor los elementos anteriores, deberemos tener en cuenta otro tipo de factores como los siguientes, entre otros:

    a) La competencia. El elemento comparativo es más que necesario ya que nos ayudará a determinar mejor nuestro posicionamiento deseado y la viabilidad de nuestra estrategia prefinida, partiendo de nuestra situación actual. Ej: No definiremos  la misma estrategia si decidimos que nos queremos convertir en especialistas en un sector concreto cuando ya existen varios despachos que están ofreciendo servicios de calidad, que si no existe ningún despacho competidor en dicho sector.

    b) Nuestras capacidades técnicas y la viabilidad del proyecto en sí; sería algo así como poner "nuestros pies en la tierra" y modular nuestros objetivos, y de igual forma definir mejor la estrategia a llevar a cabo para conseguirlos.

Todos estos elementos determinarán el tipo de web a poner en marcha, incluido el diseño y su enfoque en general, qué contenidos integraremos en la web, si utilizaremos un blog o no, y con qué objetivo, qué forma de escribir utilizaremos en el caso en que decidamos iniciar el desarrollo de un blog, cuáles serán las áreas temáticas, etc. De igual forma, gracias a nuestra reflexión estratégica, determinaremos nuestra estrategia concreta en redes sociales, así como las  campañas de e-mail marketing que pondremos en marcha, etc.

En definitiva, cuando hablamos de marketing jurídico y lo identificamos con el marketing online, debemos ser conscientes de que estamos hablando de una parte del marketing, entendido éste como un conjunto de medidas que deben ayudar al despacho a comercializar de forma más eficaz y eficiente sus servicios; pero esto no es todo, ya que es importante que el despacho desarrolle un enfoque estratégico que será clave para que las medidas de marketing jurídico "u online" tengan verdadero éxito.

Artículos relacionados

Vote:
|| || || || |
Resultado:
387 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Una respuesta INTEGRAL a tus necesidades de información legal y de gestión de tu despacho.

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.