LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

02/10/2022. 02:01:41

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El abogado in house: nuevos retos y nuevos perfiles

Director Jurídico Grupo Puma.
Director del Diploma de Especialización en Derecho de los Negocios Internacionales en Loyola Másteres.

La profunda transformación de las empresas españolas durante la crisis, y su necesaria adaptación a un entorno de negocios más globalizado, ha potenciado la figura de los departamentos jurídicos internos o in house, pero también ha puesto de manifiesto la necesidad de nuevas habilidades y conocimientos en los letrados integrados en estos departamentos internos, que determinan una cierta evolución del tradicional abogado in house.

Siluetas de tres personas reunidas

El carácter generalista que siempre ha tenido el abogado interno de empresa, pero especialista en algún área concreta (derecho societario, derecho de contratos, derecho fiscal, derecho laboral), se torna de unos años a esta parte, debido a la internacionalización de las compañías españolas, más global, solicitándose a los nuevos integrantes de los departamentos legales in house conocimientos sobre contratación internacional, fiscalidad internacional, derecho comparado, derecho internacional privado, o derecho uniforme, fruto de la salida de las empresas al exterior y de la necesidad de trabajar con despachos externos en los países de destino.

En este ámbito se manifiesta como una prioridad el dominio de idiomas, principalmente el inglés, como idioma de negocios, pero también de otros idiomas como francés o portugués, dependiendo de las zonas geográficas donde vaya a desarrollarse la actividad de la empresa. Este dominio del idioma requiere algo más que unas competencias básicas, ya que será preciso el conocimiento de un vocabulario y terminología especifico, básicamente legal.

La capacidad de estudiar y conocer el funcionamiento de nuevos sistemas legales, así como la estructura administrativa y de la organización de la justicia de otros países, requiere de abogados flexibles, con capacidad de adaptación y aprendizaje, con facilidad de interlocución con los letrados y despachos externos que apoyen la labor de la empresa en  el país en cuestión, y que sean capaces de valorar la experiencia y el servicio que dichos abogados pueden prestar, en orden a realizar la elección del partner legal adecuado. En este sentido, el nuevo abogado in house se convierte en una figura puente, como lo ha sido siempre, entre el despacho externo y la dirección de la compañía, pero a la que ahora se le añade el nada desdeñable componente cultural.

El abogado in house ha requerido siempre de un conocimiento importante de la organización a la que presta sus servicios en orden a maximizar el valor de sus funciones, y de un contacto con el resto de responsables de la empresa en orden a coordinar tareas y esfuerzos. Este conocimiento también es necesario en el entorno internacional y será preciso un esfuerzo suplementario, tales como viajes, estancias periódicas, contactos permanentes con el personal desplazado para conocer esas filiales en el extranjero tan bien como se conoce la compañía en España.

Su papel de  gestor de riesgos se agrava también en el entorno internacional, ya que debe seleccionar bien los despachos colaboradores, y trasladarles de forma adecuada la filosofía y forma de trabajo de la empresa y del departamento jurídico in house, haciéndoles conocer en todo momento la necesidad de advertir sobre los riesgos regulatorios o de negocio que puedan existir en el país en cuestión. Esta coordinación requerirá, sin duda, un mayor esfuerzo de tiempo y recursos, hasta generar la necesaria confianza y el idóneo reparto de funciones entre los departamentos in house y los despachos externos sitos en otros países. En ocasiones esta tarea de coordinación internacional también puede centralizarse en un despacho externo de confianza en España, pero eso depende mucho de las alianzas y despachos colaboradores que éste último tenga en el extranjero y en qué países estén ubicados.

Todo esto nos lleva a concluir que los departamentos jurídicos internos de empresas precisarán de nuevos letrados, muy formados técnicamente, en materias más relacionadas con el ámbito internacional, capaces de trabajar y comunicarse en varios idiomas, y con predisposición a desplazarse y trabajar en otros entornos culturales. También será precisa la necesaria formación y experiencia en materias relacionadas con la gestión empresarial, así como un compromiso profundo con la organización de la que pase a formar parte.

La inversión en formación de los candidatos con este tipo de perfil será una obligación para las empresas que opten por tener en su seno un departamentos jurídicos interno, pero también deben ser conscientes los centros de formación públicos y privados, de la necesidad de formar perfiles acordes con la demanda de letrados existentes en nuestras empresas en contante  proceso de internacionalización y que actúan, por fin, como operadores en un mercado global.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.