LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

03/10/2022. 16:31:20

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Networking y gestión del tiempo en el mundo empresarial, ¿son compatibles?

Abogado y Executive Coach

Tratar de convencer a un profesional que apenas cuenta con tiempo para respirar de la enorme importancia que tiene para su desarrollo profesional el “NETWORKING” cuya traducción literal significa “trabajar tu red de contactos” es ya de por sí, un ardua tarea.

Muñecos de colores sobre piezas de puzle

Practicar networking consiste en acudir a actividades y eventos con el objetivo de incrementar la red de contactos profesionales y buscar oportunidades de negocio.  A  pesar del esfuerzo que puede suponer, cada vez son más los que lo tienen integrado dentro de sus agendas y forma parte de su política de captación de clientes y de aprendizaje, interactuando con profesionales de todo tipo que pueden ayudarles a nutrirse tanto de conocimientos como de experiencias profesionales e inquietudes.

No nos equivoquemos; hacer "networking" no tiene por qué identificarse con trabajar a deshoras o aumentar nuestra carga profesional. Más bien, debería considerarse como una tarea más de nuestro quehacer profesional del día a día manteniéndonos bien pendientes y actualizando nuestra red de contactos y eventos a los que acudir. Por eso, asistir a reuniones o presentaciones de libros, desayunos de trabajo,   actos o eventos promovidos por algún compañero o cliente, eventos de nuestros colegios profesionales, cursos, etc. repercutirá muy positivamente en nuestro desarrollo profesional y en el de nuestro negocio.

Sin embargo, practicar el deporte del "networking" requiere previamente un planteamiento personal y profesional en el que nos hagamos las siguientes preguntas: ¿Para qué estoy aquí?, ¿valgo para hacer networking?, ¿me gusta interrelacionarme con clientes o compañeros de profesión?, ¿me puedo permitir utilizar parte de mi tiempo para ganar clientes, mantener los que tengo o reforzar vínculos profesionales con otros compañeros en un ambiente en el que se compartan experiencias, preocupaciones y conocimientos?, ¿qué coste personal o familiar estoy dispuesto a asumir?.

El simple hecho de tomar un café o unas cañas con tus colegas de profesión,  o asistir a eventos profesionales puede resultar tarea imposible. Pero a largo plazo resulta absolutamente imprescindible combinar el trabajo intelectual puro y duro con la asistencia a estos foros. No solamente es una buena estrategia de desconexión para olvidarse por unas horas de los asuntos del día a día, sino que además el networking es una potente herramienta para ampliar nuestro negocio, aprender a escuchar, a ser escuchados y enriquecer nuestra red de contactos.

No es fácil mantener esta actividad extra laboral porque ello supone renunciar a dedicar el tiempo a otras actividades que también son importantes para nosotros, como pasar tiempo con nuestra familia o simplemente desconectar unas horas del absorbente trabajo. Es por ello que debemos ser muy selectivos a la hora de elegir los momentos en los que decidimos dejarnos ver, y aprovecharlos al máximo.

La cuestión primordial es por dónde empezar, ¿cuáles son los eventos en los que realmente puedo obtener resultados satisfactorios?. Algunas de las opciones podemos encontrarlas los eventos organizados por organizaciones o empresas, clientes, colegios profesionales, o quedar a tomar algo de forma distendida con los propios colegas de profesión. Constantemente se organizan ponencias, seminarios, jornadas, desayunos, encuentros o cenas donde acuden tanto profesionales de nuestro sector de los que aprender como personas que puedan ser potenciales clientes.

Estos actos están llenos de profesionales con similares inquietudes, dispuestos a escuchar propuestas y abiertos a establecer relaciones. Por eso es fundamental ofrecer lo mejor de nosotros mismos, dotar de contenido nuestra conversación y fomentar la interactuación.

Las habilidades sociales son un pilar fundamental en nuestro desarrollo profesional, y la capacidad de conectar positivamente con los demás para el logro de las metas está en nuestra mano.

El networking no sirve de nada si después de los eventos no mantenemos relación alguna con las personas que nos han resultado interesantes y con las que hemos mantenido conversaciones sobre nuestras experiencias profesionales comunes. Es recomendable establecer contacto al día siguiente agradeciendo el tiempo dedicado, facilitando nuestros datos y recordando la conversación mantenida.

La pregunta es ¿le das la importancia necesaria a tus relaciones sociales? ¿Estás dispuesto a renunciar a parte de tu tiempo de trabajo intelectual para comenzar a invertirlo en networking?

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.