25 de Abril de 2017 | 04:53
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Estrategia

21 de Julio de 2016

La internacionalización de los despachos, un reto de la abogacía para el siglo XXI

Hace cuatro décadas era impensable que una de las prioridades de los despachos de abogados españoles fuera su internacionalización. Fue precisamente en 1973 cuando uno de los principales bufetes de nuestro país abrió una oficina en Nueva York. Esa iniciativa quedaba a años luz de las prioridades de la gran masa de despachos europeos y sobre todo españoles, a pesar de que entre las décadas de los años 1980 y 1990 otros bufetes abrieron oficinas estratégicas en Londres y Bruselas.

Oriol Rusca,
Decano de ICAB
Vicepresidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del CGAE


Hoy en día, sin embargo, vivimos en una sociedad globalizada, y España como miembro de la Unión Europea goza de una libre circulación de personas, de una amplia oferta de servicios entre los estados miembros y ello le abre un amplio abanico de oportunidades. Las nuevas tecnologías también han facilitado la aproximación de culturas y el mundo, en definitiva, se ha hecho más pequeño.

Ante esta nueva realidad, la abogacía ha tenido que asumir un nuevo reto: el de la internacionalización de los despachos. Hoy en día es una necesidad de todos, tanto si tienes un pequeño bufete con un compañero como si trabajas paras las conocidas firmas. Los tiempos han cambiado y la abogacía no es ajena a ellos.

En España, la abogacía se ha caracterizado por trabajar localmente, es decir, por llevar los procedimientos jurídicos de la empresa de la ciudad en la que se reside, por asesorar en el divorcio de dos ciudadanos españoles, etc.

¿Esto sigo siendo así? Si ojeamos las hojas de encargo de los despachos en pleno 2016 observaremos que a los casos anteriormente citados se suman, cada vez con mayor frecuencia, asuntos de índole internacional; ya sea la sustracción de un menor a otro país por parte de uno de los progenitores, la separación de dos personas de distinta nacionalidad, un conflicto entre proveedores extranjeros, la compra-venta de un inmueble por parte de un extracomunitario o la apertura de la franquicia de una empresa de otro continente. Esa es la realidad de la abogacía del siglo XXI.

Ante los primeros signos de apertura y globalización, los despachos de España primero se lanzaron a la conquista de los territorios vecinos, especialmente Portugal y más tarde hacia Latinoamérica por los lazos culturales y las facilidades derivadas de hablar el mismo idioma. Pero la crisis económica que ha afectado a España y a Europa cerca de una década ha mermado los sueños de una mayor expansión: los grandes despachos de abogados - incluso aquellos que están considerados entre los diez más grandes de la Europa continental- no alcanzaron en la facturación internacional de 2014 el 20%. Sin duda se trata de un dificultad que afecta también a bufetes de Alemania, Francia, Italia, y que pone de nuevo a la cabeza de la internacionalización a los pioneros en hacerlo: los despachos anglosajones y americanos.

Ante el freno que ha comportado la crisis, y ante la necesidad de la abogacía de dar respuesta efectiva a la nueva realidad, tanto desde el Consejo de la Abogacía Española como desde el Colegio que presido, el ICAB, hemos realizado iniciativas para fomentar que toda la abogacía, independientemente del tamaño de su despacho pudiera tener acceso a herramientas que contribuyen a facilitar su internacionalización.

Así, por ejemplo, en el Colegio de la Abogacía de Barcelona hemos organizado dos ediciones de una Feria internacional de Abogados con la finalidad de promover encuentros entre letrados/as de todos los continentes, que ha sido posible gracias a la importante colaboración que existe con organismos como la FBE, la IBA, la AIJA.

Gracias a esta Feria se han formado "parejas de hecho" profesionales de abogados/as y además con un coste asumible para ellos. Puesto que se trata en la mayoría de casos de un acuerdo entre abogados locales de diferentes países para ayudarse mutuamente. De esta manera se minimizan costes. El networking ha sido la clave de estas dos ediciones. Desde el ICAB ya estamos preparando la tercera edición, para principios del próximo 2017 y esperamos contar con la mayor participación tanto a nivel mundial como por parte de los abogados/as de las diferentes Comunidades Autónomas españolas.

Como CGAE quiero destacar la iniciativa que llevamos a cabo junto con el Instituto de Comercio Exterior (ICEX). Se trata de expediciones de un centenar de despachos, repartidos en grupos de 15, a países como China, Perú, Colombia y Rusia para que realicen reuniones individualizadas entre los bufetes españoles participantes y los locales, que reciben información previa para así facilitar la fluidez de la misma.

Estas experiencias han permitido ampliar contactos y conocer las reglas de cada país. Así por ejemplo en Brasil no se permite que ningún abogado/a extranjero ejerza en su territorio, por lo que la única forma de poderlo hacer es a través de una alianza. Por ello muchos despachos españoles se han decantado por los acuerdos "best friends", es decir, trabajar en exclusiva con un socio local en cada país.

Son distintas formas de facilitar la expansión de los despachos, pero sin duda son maneras muy efectivas de acercar la internacionalización a la abogacía, que es uno de los principales retos que afronta esta profesión para este siglo.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
139 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.