21 de Agosto de 2019 | 11:49
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Estrategia

4 de Septiembre de 2015

La Motivación como herramienta para trabajar los objetivos y metas de nuestro despacho

Si no sabemos dónde vamos nunca llegaremos, por eso es fundamental definir unos objetivos en nuestro despacho, hacia donde queremos ir y para qué, y así enfocar nuestros recursos y esfuerzos a ello.

Sara Molina Pérez-Tomé,
CEO y fundadora de Marketingnize, firma especializada en Marketing & Management


Estos objetivos deben responder a nuestros conocimientos y especialización dentro del sector pero deben de tener un ingrediente fundamental para poder alcanzarlos: la Motivación. Por tanto, jugando con esta palabra MOTIV-ACIÓN, una meta debe definirse como un "motivo para la acción", un "para qué".

Las metas actúan potenciando nuestras conductas y hábitos positivos, junto a nuestros propios valores como son el compromiso y la voluntad. Pero debemos ajustar nuestras metas a nuestras capacidades, conocimientos, habilidades y experiencia, es decir, a nuestras competencias (actitudes, y aptitudes), de lo contrario correremos el riesgo de cometer errores con los clientes y desprestigiar nuestro propio despacho.

Una herramienta muy útil para definir nuestras metas es el cuadro de Csíkszentmihályi (autor del bestseller "Fluir en los negocios") y que nos permite comprobar si son adecuadas y, sobre todo, el punto del que partimos y hacia donde debemos encaminar nuestras acciones sintiéndonos motivados. El grado de fluidez y la experiencia óptima se produce cuando ambas variables son elevadas.

 

 

A la vista del cuadro, cuanto mayores sean nuestras habilidades y el "expertise" en un área concreta más cerca estaremos de alcanzar las metas del despacho.

Csíkszentmihályi identifica los factores esenciales que hacen que una empresa trabaje con fluidez: la confianza, el compromiso, el crecimiento personal de los empleados y la dedicación a la creación de un servicio que aporte valor.

La definición por tanto de nuestras metas debe ser fundamental a la hora de plantear la planificación de nuestro despacho. A modo explicativo me gustaría enumerar las siguientes características imprescindibles:

  • Deben plantearse en presente, positivo y afirmativo. El 80% de la consecución de un objetivo depende de la correcta formulación del mismo.
  • Deben de ser específicas, lo más precisas posible, esto facilitará determinar la estrategia más adecuada para conseguirlas.
  • Debemos poner fecha para su cumplimiento, será más fácil si eres capaz de visualizar el momento en el que consigas tu objetivo. Si no puedes hacerlo no habrás elegido un objetivo adecuado o lo habrás definido mal.
  • Tenemos que tener en cuenta que alcanzar el objetivo en nuestro despacho también influirá positivamente en todos aquellos que trabajen en la firma, por lo que deberemos implicarles y motivarles para que el objetivo lo hagan suyo también.
  • Los objetivos por tanto deben motivarnos y sólo así podremos superar los obstáculos o dificultades que encontremos por el camino.
  • Debemos marcar, además de unos objetivos anuales, otras submetas en periodos más cortos que se vayan consiguiendo a lo largo del proceso. Cuando se logra algo donde se ha puesto esfuerzo e ilusión nuestra motivación por alcanzar los objetivos aumenta.
  • La meta debe de ser alcanzable y según Csíkszentmihályi, debe de haber un equilibrio entre el desafío de la tarea o meta y las habilidades, capacidades y recursos que tenemos para realizarlas, que nuestros objetivos sean alcanzables nos motivará a conseguirlos.
  • El éxito dependerá por tanto de como establezcamos nuestras metas u objetivos y la estrategia que utilicemos para conseguirlos.

    A continuación os dejo unas preguntas que os servirán para definir si trabajáis sobre metas adecuadas en el despacho:

    ¿Qué es lo que realmente queremos?

    ¿Cuántas personas necesitamos para llevarlo a cabo?

    ¿Qué conocimientos o recursos necesitamos?

    ¿Se sienten motivados e implicados todos los miembros del despacho?

    ¿Qué hemos hecho hasta ahora?

    ¿Cómo lo hemos hecho?

    ¿Cómo nos beneficiaría alcanzarlas?

    ¿Qué es lo que más nos motiva?

    ¿Es posible conseguirlas?

    ¿Para qué conseguirlas?

Para fijar la meta es necesario ser realista pero tener también ambiciones, tal y como dice Daniel Sánchez Reina (El talento y el esfuerzo son condiciones necesarias aunque no suficientes, http://masmovilidad.com/2015/04/29/el-talento-y-el-esfuerzo-son-condiciones-necesarias-aunque-no-suficientes/):

    "Permíteme una digresión sobre este concepto: en las culturas de tradición afiliativa como la nuestra -es decir, que buscan la aprobación del colectivo para sentirse queridos- la palabra ‘ambición' tiene connotaciones negativas. Lo asociamos a llegar al destino pisando a los demás, a que el fin justifica los medios, al juego sucio y a la corrupción. Y el diccionario no colabora demasiado en eliminar esa pátina negativa: según el de la RAE, ‘ambición' es deseo ardiente de conseguir poder, riquezas, dignidades o fama. Y no contempla más acepciones. En los países anglosajones ‘ambition' tiene varias acepciones, dependiendo del diccionario escogido, que se resumen en tres: 1. strong desire for success, achievement, or distinction ; 2. something so desired, goal, aim ; 3. A desire to do things and be active. Es decir, una primera que es la más parecida a la nuestra aunque bastante más suave y sin carga peyorativa, y dos más que se refieren al espíritu de superación y a sentirse activo".

Quien tiene ambiciones tiene espíritu de superación y, por tanto, contribuirá a la consecución del éxito, pero para ello hay un factor indispensable: el esfuerzo. Es este el que fortalecerá nuestro talento y fomentará la generación de otros nuevos.

En el libro: "Goog Great" de Jim Collins, se explican los factores que llevaron al éxito a once de las más grandes corporaciones en EEUU. La mayoría de los directivos de las mismas al preguntarles por el factor determinante de su éxito decían "Por encima de todo, la suerte acompañada de visión estratégica y de mucho trabajo".

Si eres capaz de luchar por tus objetivos y trabajar motivado por ellos podrás alcanzar tus metas.

  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • El reto de ser Abogado

    El reto de ser Abogado

    Libro de 101 consejos o tips para el ejercicio de la profesión de abogado basado en una selección de los post publicados por el autor en la revista digital legaltoday desde 2011 hasta 2015 y que ofrecen al lector una visión completa del ejercicio profesional, desde la perspectiva del autor, abogado en ejercicio y socio director de un despacho de abogados.

  • El Abogado y los Honorarios Profesionales: Una visión práctica

    El Abogado y los Honorarios Profesionales: Una visión práctica

    La obra está dedicada al examen de los honorarios profesionales de los abogados desde una perspectiva práctica profesional. A lo largo de la obra se analizan la forma de fijación, contratación, cobro, gestión, rentabilidad, reclamación de los honorarios y otros aspectos vinculados como costas, justicia gratuita y pro bono.

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar