20 de Julio de 2019 | 03:01
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Mercantil

14 de Diciembre de 2015

El economista como administrador concursal. Condiciones para aprovechar las ventajas del procedimiento

La entrada en vigor, en septiembre de 2004, de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Ley Concursal, supuso un cambio radical en la gestión de las insolvencias en España: se crearon juzgados de nueva planta, denominados Mercantiles, y se perfiló una nueva figura, el administrador concursal que, compuesto por un abogado, un auditor de cuentas, un economista o titulado mercantil y un representante de los acreedores, era quien pasaba a gestionar el procedimiento. Como excepción, en los concursos de reducida dimensión (aquellos en los que el deudor conforme a la legislación mercantil pudiera presentar balance abreviado y la estimación inicial de su pasivo no superase el millón de euros), el administrador concursal era unipersonal.

Jordi Castells Llavinés,
Economista y Socio de Insolnet Soluciones Concursales
www.insolnet.es


Así pues, la visión económica dentro del procedimiento concursal la desarrollaba un economista, auditor de cuentas o titulado mercantil. Dicha función fue y es muy importante, ya que además de otras funciones de carácter más formal (liquidación de impuestos, formulación de cuentas anuales, análisis económico de la sociedad, emisión de informes con contenido económico, etc...) también interviene en la toma de decisiones cruciales en cualquier concurso: ¿Se puede salvar la empresa? ¿Es viable? ¿Acometiendo determinadas reformas es posible configurar una unidad productiva económicamente viable?

Frecuentemente, la respuesta a las mismas ha sido la negativa y, en muchos casos, ello ha estado motivado porque el concurso no se ha presentado a tiempo, es decir, se ha presentado demasiado tarde, cuando ya ha sido imposible revertir una situación sumamente deteriorada.

Es por ello fundamental afrontar el procedimiento concursal y planificar una estrategia con la antelación suficiente, abandonando la idea de que el procedimiento concursal es la última opción cuando ya han fracasado todas las demás. Cuando el concurso se presenta en plazo, el administrador concursal economista puede ejercer una de las funciones principales: coadyuvar a los agentes del procedimiento para lograr salvar la empresa y la mayor cantidad de puestos de trabajo.

El administrador concursal economista, como experto en situaciones de reestructuración de empresas, será quien podrá negociar, en su caso, el ERE de la compañía, podrá valorar críticamente el convenio propuesto y podrá servir de catalizador para alcanzar acuerdos que previamente no se han podido suscribir. Pero para que dicha función sea posible, es preciso que la empresa llegue al concurso en condiciones de poder acometer dichas reformas.

Además tendrá la ventaja de contar con interlocutores especializados, ya que usualmente las entidades financieras designan como interlocutores a agentes habituados a gestionar dichos procedimientos (normalmente integrantes de los departamentos de concursal o recuperaciones) y los sindicatos designan también a interlocutores que conocen la situación crítica de la empresa. Con ellos será más fácil alcanzar acuerdos ya que la situación de concurso ha dejado de ser una opción y ha pasado a ser una realidad, donde el escenario alternativo es la liquidación.

Financieramente, y de ahí su anterior denominación, la declaración de concurso, supone, de facto, una "suspensión de pagos", (no "suspensión de cobros"), que ha de permitir a la empresa dotarse de la liquidez necesaria para acometer dichas reformas. Si la empresa llega al concurso económicamente asfixiada, dicha "suspensión de pagos" casi no tendrá ventajas, y será difícil que el concurso alcance su propósito.

Por ello, y además de porque así lo exige la legislación, es inteligente considerar las ventajas que puede suponer la solicitud de declaración de concurso a tiempo y no considerar esta solicitud como una última ratio, ya que, entonces, si bien el concurso servirá para cumplir una formalidad, no logrará el objetivo que debe ser primordial: evitar la destrucción de la industria y servicios que realizan actividades económicamente viables.


Jordi Castells Llavinés,
Número de artículos del autor 6
Posicionamiento en el ranking de contenidos 573

  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Aranzadi Fusión es el primer y único ecosistema legal con todo lo que necesitas para la transformación digital y gestión integral de tu despacho, combinando tecnología e información inteligente. Todo ello en la nube y con la mayor seguridad para ayudarte a cumplir con la nueva normativa RGPD en base a estos tres niveles: legal, técnico y organizativo.

Publica tus contenidos

Comparte opiniones, artículos y sentencias de actualidad con el resto de los profesionales del sector.

publicar | ¿Estás registrado?| Registrate

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar