Social Laboral

16 de Junio de 2011 DOCTRINA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL SOBRE EL DESISTIMIENTO EN EL PROCEDIMIENTO LABORAL

La impuntualidad puede hacerle perder el juicio laboral

El Art. 83 de la nueva (ley 13/2009 en vigor desde el 4-5-2010) y reformada Ley de Procedimiento Laboral, mantiene la filosofía de la anterior legislación procesal en cuanto al desistimiento tácito de la acción procesal laboral, por lo que la doctrina del tribunal Constitucional sobre este aspecto se mantiene pacifica y aplicable.

José Rife y Fernández-Ramos,
Secretario de la Jurisdicción Social, profesor de la Universidad de Alicante y de Fundesem


Cuando el Secretario Judicial cita a las partes por Decreto  para Conciliación y posteriormente ante el Magistrado para el Juicio Oral señalado un día y a una hora concreta, se produce el efecto "ope legis" de que si no  avisan con antelación las partes de su posible retraso o su incomparecencia justificada, al demandante se le tendrá por desistido sin nuevo llamamiento y por tanto se  presume que ha abandonado la acción y ante la incomparecencia del demandado, se seguirá el juicio oral sin su asistencia, actuando la "fictia confessio", es decir dándole por confeso exclusivamente  en los hechos de la demanda que el demandante pueda acreditar, obviamente con sentencia estimatoria de la demanda y condena del incomparecido "in audita parte".

      Muchas son las vicisitudes que pueden sucederse para ser impuntual en la hora  señalada del juicio, pero la presunción de abandono  de la acción o de la resistencia procesal, solo puede destruirse avisando previamente, antes del juicio oral, como manifiesto de la buena fe procesal exigible a las partes (Art. 11 LOPJ y Art. 75 LPL), o posteriormente justificando a la mayor brevedad posible la imposibilidad de tan siquiera de avisar, por cualquier medio que la nueva LOPJ permite, escrito, comparecencia, telegrama, fax, correo electrónico, incluso por teléfono, siempre que en aras de la buena fe y la lealtad procesal se  presente la justificación documental en el Juzgado a la mayor brevedad posible, produciéndose en aras de la tutela judicial efectiva, un nuevo señalamiento de juicio oral donde desplegar el derecho de defensa reconocido en el Art. 24 CE.

Precisamente el principio a seguir es el de la lealtad procesal (Art. 7. CC), que sirve tanto para el desistimiento tácito como para la incomparecencia del demandado debidamente citado en forma, que se puede resumir en los siguientes principios que la doctrina del Tribunal Constitucional, aceptada por las Salas de lo Social y del tribunal Supremo ha ido construyendo casuísticamente:

La presunción del abandono de la acción o de la resistencia tácitamente  admite prueba  en  contrario,  y  podrá   ser  destruido  por  el interesado  mediante  actos   o   pruebas  que  mostraran inequívocamente    su    voluntad    de    continuar   el procedimiento.

No  cabe presumir el  desistimiento  cuando  el demandante    manifieste   claramente   su   decisión  de continuar  el proceso o su oposición a la conclusión  del mismo y siempre que acredite  la dificultad  notoria  o  insalvable que  impida  al  actor comunicar  al  Juez la causa de la incomparecencia  antes de la hora señalada para el juicio oral

El  Órgano   Judicial   debe  interpretar  normas procesales en el sentido más favorable al ejercicio de la acción. Interpretación conforme al principio "pro actione" y  con  la  efectividad del derecho a la defensa y  a  un juicio  contradictorio interesado actúe con diligencia  y que  no  se lesionen bienes o derechos  constitucionales.

El propósito del Legislador con el desistimiento es el de restringir  suspensiones inmotivadas o solapadamente dilatorias contrarias a un proceso justo.

El artículo examinado confía al  Juez la  apreciación de si concurren o no motivos justificados para  decretar  la  suspensión  de la vista  y  si  estén debidamente  acreditados, que debe hacerse en el  sentido más  favorable para la efectividad de la Tutela  Judicial. Y que el término "justa causa "del Art.  83.2 LPL  no equivale a la mera inatención o negligencia de la demandante o del demandado.

Conforme al Art. 24 CE, debe otorgarse a las  normas procesales  una interpretación que favorezca el ejercicio de  la acción y la continuación del proceso, garantizando la  efectividad   de   los   principios   de   defensa  y contradicción,   lo   que   implica   la   subsanación  o reparación  de los vicios, antes de proceder a la ruptura total  del  proceso .

En todo proceso debe  respetarse  el derecho    de    defensa   contradictoria,   mediante  la oportunidad  de  alegar   y   probar   procesalmente  sus derechos,  sin  que  pueda   justificarse  la  resolución judicial  "  inaudita  parte  " más que  en  el  caso  de incomparecencia  por  voluntad  expresa o  tácita  o  por negligencia imputable a alguna de las partes.

En cuanto a la causa de la incomparecencia de las partes al acto del juicio, no hay discrecionalidad alguna para su aplicación y ha de hacerse en función de circunstancias concretas, probadas e idóneas para justificar la suspensión del juicio, siendo una de ellas la enfermedad.

El momento en que ha de ser puesta en conocimiento del Juzgador, el aviso previo o la comunicación de la causa, con antelación a la celebración del juicio, es una exigencia procesal, cuyo cumplimiento, salvo en circunstancias imposibilitantes, deviene ineludible, sin que pueda dejarse su cumplimiento al arbitrio de las partes.

La apreciación de la concurrencia de motivos justificados para la suspensión del juicio ha de hacerse en el sentido más favorable para la efectividad de la tutela judicial.

Siendo decisivo ponderar las circunstancias concretas que concurren en cada caso en relación con el objeto de exigencia legal la buena fe y diligencia de la parte, el respeto y protección que merecen todos los derechos fundamentales implicados en la decisión en conexión con la posición que mantengan las demás partes procesales y la integridad objetiva del proceso.

Resulta inestimable la indefensión alegada por quien se coloca a sí mismo en tal situación o por quien no hubiere quedado indefenso de actuar con la diligencia razonablemente exigible.

Sin que el automatismo de la protección ilimitada del derecho de una parte pueda conllevar el sacrificio del derecho a la tutela judicial efectiva de quien, actuando de buena fe, fue parte en el proceso y se creía protegido por la paz y seguridad jurídica que implica la institución de la cosa juzgada.

Un principio general de nuestro ordenamiento jurídico, ya recogido en el título preliminar del CC (Art. 7.1) es el de la buena fe en el ejercicio de los derechos, principio que hoy, por virtud del Art. 11.1 de la LOPJ, es de modo expreso exigible en el ámbito procesal.

No puede protegerse la conducta contraria a la buena fe, y a la diligencia y lealtad procesal y esperando para cesar en su inactividad, al momento de conocer el resultado adverso del proceso para alegar la infracción del Art. 24.1 de la CE a través de una indefensión realmente inexistente, que es de estimar se alega fraudulentamente y que no puede alegar válidamente indefensión quien ha mantenido una conducta procesal errática y abusiva.

Se puede acceder a un resumen doctrinal del Tribunal Constitucional más amplio en el artículo completo.

¿Quiere leer la versión ampliada?


José Rife y Fernández-Ramos,
Número de artículos del autor 8
Posicionamiento en el ranking de contenidos 160

Vote:
|| || || || |
Resultado:
294 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Comente este contenido

Comenta el artículo

  • Legal Today le informa que los mensajes están sujetos a moderación
  • Legal Today no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas por sus lectores
  • Legal Today excluirá los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes y los de índole publicitaria.

Sin comentarios

Publique sus contenidos

Comparta opiniones, artículos y sentencias de actualidad con el resto de los profesionales del sector

publicar | ¿Estás registrado?| Registrate

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.