Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

21 de Mayo de 2013

Acciones en tiempos de crisis, ¿por qué no planificarlas en tiempos de estabilidad?

Se dice que las crisis vislumbran oportunidades (para algunos), pero para la mayoría puede ser el fin de años de esfuerzo y dedicación. Todas las organizaciones independientemente su tamaño o giro de negocio, no deberían esperar la llegada de una crisis para emprender acciones que procuren optimizar el desenvolvimiento de las mismas. De hecho la premisa debería ser el trabajo asiduo en la profesionalización empresarial de la firma, aún cuando no exista el sobrevenimiento de una crisis.

Sergio Vélez Maldonado,
Socio fundador de Nexo Jurídico


Ha llegado el tiempo de crisis y mucho se habla de las acciones que deberían tomar los despachos jurídicos para hacerle frente. Las recomendaciones están a la orden del día y los abogados atentos a todas estas para tratar de minimizar el impacto en sus firmas.

Disminución en la facturación, gastos improductivos y excesivos, baja productividad, problemas de liquidez, clientes descontentos, personal desmotivado,  en fin, son diversos los efectos que una crisis puede ahondar en las organizaciones, y que las pueden poner en riesgo incluso al punto de desaparecer.

Lo interesante de una crisis es que desnuda y hace evidente la falta de acción de las organizaciones (unas más que otras) en distintos aspectos. Los despachos jurídicos   que han sabido sortear la crisis positivamente y se mantienen con números positivos, son aquellas que trabajan permanentemente en el desarrollo de la organización, entendiéndose por esto, el procurar un enfoque íntegramente empresarial a la firma. Por el contrario aquellos despachos que adolecen de algunos o todos los efectos anteriormente mencionados, son lo que de alguna manera no han sabido prepararse convenientemente, con el alto costo que esto les ha ocasionado.

Se dice que las crisis vislumbran oportunidades (para algunos), pero para la mayoría puede ser el fin de años de esfuerzo y dedicación. Todas las organizaciones independientemente su tamaño o giro de negocio,  no deberían  esperar la llegada de una crisis para emprender acciones que procuren optimizar el desenvolvimiento de las mismas. De hecho la premisa debería ser el trabajo asiduo en la profesionalización empresarial de la firma, aún cuando no exista el sobrevenimiento de una crisis.

El gran salto a la profesionalización empresarial del despacho se inicia reconociendo esta necesidad y analizando internamente si se cuenta con el perfil o los perfiles adecuados para iniciar este proceso. Con esto último no me refiero a tener un grupo de abogados de gran nivel expertos en sus respectivas materias, sino al hecho de contar con un perfil que tenga conocimientos de managment y "maneje" conceptos de Administración, Recursos Humanos, Marketing, Finanzas, Ventas, Compras, etc. Incluso se debe pensar en formar y capacitar al abogado o abogados en temas de esta naturaleza si se desea que el grupo tenga claro lo que se busca con este proceso.

En un mundo cada vez más interrelacionado, donde la globalización fuerza a ser más competitivos en muchos ámbitos, los profesionales debemos ser mucho más diestros en el conocimiento de múltiples disciplinas distintas a las de la profesión.

Por otro lado y si bien es cierto que contar con un profesional idóneo para gerenciar puede no estar dentro del presupuesto de los despachos pequeños o unipersonales, siempre se puede pensar en la  tercerización como forma de complementar el trabajo que en general no se realiza dentro de las firmas. Se ha preguntado usted como abogado. ¿Cuánto tiempo y recursos invierte en su formación o la de sus colaboradores en temas que no tengan relación al Derecho?. Por mínima que sea la inversión que dedique resultará muy productiva, lo importante es hacerlo.

De más está decir que lo que se pretenda  alcanzar con todas las acciones para llevar a la organización a un nivel superior como lo es la profesionalización de la firma, serán poco o nada fructíferas si no existe un empoderamiento de la cabeza del despacho y de todo el grupo de abogados.

Prevenir es mejor que lamentar ¿Por qué esperar una crisis para iniciar?.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
367 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • CheckPoint

    CheckPoint

    Es el Servicio más avanzado de Información Especializada del mercado en materia fiscal, laboral, contable y mercantil

La Cara y la Cruz

¿Institucionalizar la información al legislador, sí o no?

¿Institucionalizar la información al legislador?

Opinión

Consulta catalana (I): ¿es inconstitucional?

Alfonso Vázquez Vaamonde No es inhabitual, aún entre juristas, anatematizar como inconstitucional lo que no nos gusta. Se substituye el argumento racional con ...

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.