29 de Marzo de 2017 | 03:28
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

El cobro de honorarios: seguimiento del caso “Lucía C.“

13 de Junio de 2014

Hola Colegas. Hoy me propongo contar algo más sobre el tema del “cobro de honorarios“ y las dificultades que esto nos suele presentar. En la publicación en el blog del 25 de abril presenté el caso “Lucía C.“, que es una joven abogada que me trajo a consulta sus “tribulaciones“ , “miedos“ y “dudas“ que le significaban cobrar honorarios a sus clientes.

Santiago Sinópoli,
abogado y consultor psicológico


Para ella el tema de lograr su remuneración profesional era y en cierto modo sigue siendo "un sufrimiento". La "sal de la vida" - el salario de la abogada o abogado - en Lucía en vez de ser una motivación para trabajar, es vivido como un problema, por momentos mas "pesado" que el trabajo intelectual que la consulta jurídica en si, le trae como profesional. En el primer contacto le expliqué a Lucía, sobre la importancia del encuadre en la entrevista con el cliente y que los honorarios debería ser parte de éste. Presentar las condiciones "inamovibles" del profesional (Lugar de atención, tiempo de la consulta, honorarios que se cobraran, etc.) son la base necesarias para trasparentar la relación abogado- cliente. Claro está que llevar a la práctica el "encuadre profesional" no es automático. Su concreción dependerá en mucho de la biografía psíquica del cliente y del abogado. Uno puede pensar  fuera de la acción muchas cosas positivas y con claridad. Pero a la hora del contacto con el Otro (cliente ) aparecen fuerzas "impensadas", que arrastran nuestra conducta a lugares no queridos, a  relaciones carentes de contenido profesional o desfiguradas. Por ejemplo el abogado estaba seguro de los honorarios que debía dejar planteado como requisito ineludible para seguir con el trabajo, pero "se olvidó" de sacar el tema en el encuentro con el cliente. Así, el vínculo "profesional" nace defectuoso, no queda aclarado si el trabajo será gratuito o hay honorarios de por medio.

Justamente en la segunda entrevista que tuve con Lucía C. ella me dice: "Le dice cita a la señora para el día martes y luego que que corte la comunicación telefónica advertí que no le había dicho que la consulta se cobraba". Luego me comenta: "Ese día martes, la cliente vino con un familiar, hablamos del caso jurídico y del costo que este tendría en cuanto a gasto y honorarios, pero no le dije que yo cobraba la consulta"  También me dijo Lucía C. en la segunda entrevista que mantuvimos:  "Ayer me llamó por teléfono una persona conocida, quería venir a verme por un conflicto que sostiene con un vecino, le dí fecha de encuentro, pero no le dije que cobraba la consulta". Me agrega en su relato: "me resulta difícil incorporar el tema del cobro de la consulta en mi mente".

Sepa lectora que el o los olvidos de Lucia, no son "gratuitos" o "casuales". Estas fallas humanas, son desde lo psicológico causales.

El olvido es un concepto característico del psicoanálisis, ya que a través de este la persona se puede mantener en armonía y no en un estado de angustia como es el recordar el contenido traumático, que lo está "produciendo". Lucía olvida para no sufrir. Lo hace en forma inconciente. Lucía nos muestra que cuando uno no puede algo, como el pretender cobrar honorarios profesionales, no es porque no se anima, o no tiene carácter, o le falta experiencia,  Hay algo mas profundo "anidado en su psiquis", son "resistencias"  que ponen un manto sobre temas que duelen y esto puede llegar a  ponerse  al descubierto en el marco de una adecuada relación de ayuda. La tarea será ardua para Lucía como para todos los que "sufrimos" como ella ya sea por el tema honorarios u otros. Con esto no digo que Lucía no podrá hacerse de sus honorarios hasta que solucione su tendencia al olvido. Sin duda que podrá ir en post de su remuneración pero esto para ella será siempre "tormentoso". Los honorarios representaran a Lucía momentos de tribulaciones, miedos, dudas. Es por eso que me dice en la entrevista: "tengo miedo de que el cobro de honorarios le resulte oneroso al cliente y en mi temor estoy"; "cada día me embalo más con el tema del encuadre"; "lo dejo doctor  con la esperanza de acordarme que el olvido de decir que yo cobro consulta, no me tiene que pasar más...". Nuestra colega Lucia camina entre el "sol" de sus honorarios profesionales y las "sombras" que le impiden acceder a ellos sin dolor. Está como en un combate perpetuo entre el puedo o no puedo lograr mis ganancias profesionales. Lo importante es que se ha propuesto trabajar el tema, confío en que Lucía lo logrará.

Por último quiero "saltar" del problema central de Lucia C., y analizar junto a usted lector la siguiente expresión que ella tuvo en la entrevista y que dice: "me siento incómoda  doctor al contarle algo que no pude lograr".

Con este dicho Lucía se estaría cubriendo de recibir mis críticas por no haber logrado buenos resultados después de la primera entrevista. No hace más que reafirmar lo que ya dije sobre la dificultad que tiene un cliente cuando concurre a una entrevista, por el temor de tener que comentar al abogado -como a un médico, etc. -sobre una frustración que está viviendo y que pese a los consejos profesionales no pudo revertir.  El cliente viene con una frustración -el conflicto jurídico- y teme sumar otra frustración a la hora de la entrevista: el ser censurado por el profesional. Por ello hay que ser muy cauto a la hora de la entrevista y evitar todo tipo de cuestionamiento al cliente cuando expone su caso. Si ya viene frustrado no hay que terminar de "demolerlo".  En las entrevistas hay que adoptar una actitud sincera, con empatía, sin conductas de nuestra parte que clausuren la apertura que intenta tener el cliente. Ya vendrá el tiempo profesional para el "reproche" o la "advertencia" al cliente. Pero antes deje que sienta que está frente a un abogado y no un padre "castrador".

Espero que les haya sido de utilidad este comentario. Será hasta pronto colegas.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
220 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

La Cara y la Cruz

Opinión

El anacrónico estatuto jurídico de los animales en nuestro país

Raquel Sánchez Navarro Para el Derecho español, a día de hoy, los animales son cosas, meros bienes susceptibles de apropiación y de libre ...

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.