26 de Marzo de 2017 | 07:27
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

El conflicto jurídico es humano

7 de Febrero de 2011

Santiago Sinópoli,
abogado y consultor psicológico


Le había comentado abogada y a usted abogado, que cuando el cliente traspone la puerta de nuestra oficina, nos trae un caso jurídico en lo manifiesto, pero en lo latente, en lo que está por debajo de la ¨ punta del iceberg ¨ - y a veces no tanto- hay un caso ¨ humano ¨ que contiene en forma variada, sufrimiento, odio, deseos de venganza, miedo.

Es que el conflicto jurídico, tiene como centro a un enfrentamiento humano con los condimentos propios de la lucha entre ¨Uno¨ (el cliente ) y el Otro (la contra parte), pero es una lucha, que nosotros los abogados, con la malformación enciclopedista que sabemos padecer, la reducimos a una formal disputa de artículos de alguna normativa, sin ver que el fondo del asunto merecería un tratamiento antropológico (humano), para prestar así un servicio ¨integral¨ de la abogacía.

Alguien me dirá que uno está preparado técnicamente para tratar la ¨capa jurídica¨ del conflicto humano. Puede ser, si quién propone este camino quiere ser un ¨profesional de superficie¨ , si sólo le gusta vivir  una abogacía del ¨surf ¨. Se que el tema es opinable, pero yo prefiero el ejercicio de la profesión ¨en conexión¨ con todas las ciencias que no me hagan olvidar el elemento humano que es el principio y fin del derecho que tiene como objeto la realización de la justicia. Así uno verá en el conflicto humano-jurídico que entra al despacho, como algo propio de la ¨vida en común¨ , de la fricción que esta inevitablemente produce, y que no es otra cosa que el choque de deseos entre hombres, entre subjetividades (la del cliente y la del adversario) que están disputando bienes, valores, derechos, que en muchos casos encuentran su génesis en viejos conflictos reprimidos (las partes no los saben, ya que esto  yace en sus inconscientes), y el litigio actual para su cliente o el Otro en la disputa, es la ¨gota que desbordó el vaso¨.

Esto muestra que nuestro asistido está viviendo, lo que yo reduzco a una fórmula jurídica, como algo que toca su existencia y en mucho casos lo llega a sentir como una amenaza a la integridad de su Yo, de su equilibrio psíquico. Ya dije que el ¨cliente¨ viene a la consulta, entre otros sentimientos,  con miedos, miedo a la salud del alma, miedo a la inseguridad del cuerpo, miedo a la precariedad de vida. Que positivo sería entenderlo en sus dolores.

Entiendo que si no logramos llegar a lo humano de los conflictos jurídicos, la articulación de la legalidad al caso concreto estaría fallando. Más todavía me parece que el manejo de la ley sería algo artificioso, que no está al servicio de lo humano. Cierro con un pasaje bíblico, que me parece apropiado y  que dice: ¨El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado¨ (Mc 2-27). 


Vote:
|| || || || |
Resultado:
162 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

La Cara y la Cruz

Opinión

El anacrónico estatuto jurídico de los animales en nuestro país

Raquel Sánchez Navarro Para el Derecho español, a día de hoy, los animales son cosas, meros bienes susceptibles de apropiación y de libre ...

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.