23 de Junio de 2017 | 05:35
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

Sin organización no hay abogado

9 de Febrero de 2015

No es poco el tiempo del que disponemos, sino mucho el tiempo que no aprovechamos (Séneca)

Marta Montojo García,
Licenciada en Derecho


Uno de los rasgos más característicos de la vida del abogado es la habitual carga de trabajo y el sometimiento a plazos y tensiones diarias derivados de la necesidad de reciclarse y de adaptarse a los cambios constantes.

Como he mencionado en otros posts, me encuentro realizando prácticas en el despacho LEÓNOLARTE Abogados y, entre otros muchos aspectos, estoy aprendiendo una de las cuestiones fundamentales para el desarrollo de nuestro trabajo, como es la organización, puesto que la actividad a la que nos dedicamos requiere de una correcta planificación.

Podría ser buena idea citar los quehareces del abogado para que los que empezamos recordemos con qué nos vamos a topar, y algunas de las claves que me están enseñando en el despacho para conseguir una mejor productividad.

Empezando con el estudio de los asuntos, ya sean nuevos o expedientes abiertos, para determinar la mejor línea de defensa para el cliente el abogado debe dedicar gran parte de su tiempo a redactar escritos; y no solo demandas o recursos, sino también reclamaciones, informes, e incluso opiniones legales.

Tareas como consultar el correo electrónico, atender y efectuar llamadas telefónicas, salir al exterior para realizar gestiones administrativas, o consultar el estado de los expedientes, son habitualmente necesarias para la llevanza del asunto encomendado, y que nos pueden quitar mucho tiempo. Por no hablar de reuniones, el tiempo que se debe de dedicar al cuidado cliente,  acudir a juicios, estar al día de la actualidad jurídica... Y por supuesto, descansar.

Es por todo esto por lo que la clave está en tener un orden y priorizar. Detenernos un momento a analizar cuáles son los trabajos que requieren más dedicación, los que deben realizarse antes y los que se pueden posponer.

Hay  variedad de técnicas a disposición del profesional.  Por supuesto, muy importante es tener un lugar de trabajo organizado y despejado para evitar distracciones, pero considero que lo primero y esencial para nosotros es que dispongamos de una agenda y de un calendario de señalamientos, que deberá colocarse en algún sitio visible de nuestra mesa.

En el despacho donde realizo mis prácticas todos tenemos una agenda en la que anotamos las tareas que tenemos que realizar durante la jornada, y las explicamos en una reunión diaria a primera hora de la mañana. A mí me gusta apuntarlas a última hora de la jornada y repasarlas a primera de la siguiente, por si se ha olvidado alguna cuestión. La finalidad es que todos conozcamos a lo que se dedica nuestro compañero, además de ser el momento para comentar los casos y solventar las dudas que nos hayan podido surgir. Lo que conseguimos es planificar la jornada según la importancia de las tareas.

Otro aspecto que puede resultarnos beneficioso, sobre todo a los noveles,  es la de tener unos formularios o check lists, tanto para prepararnos los juicios, como para recordar las actuaciones que debemos llevar a cabo antes de acudir a los mismos y no dejarlas olvidadas. Y digo para los noveles porque quizá los que lleven más tiempo desempeñando la profesión tengan su propio método, aunque ello no significa que no puedan cambiarlo para mejorar.

Se trata de una actividad que se está implementando en el despacho extraída del libro de Óscar Fernández León Con la venia, manual de oratoria para abogados (Ed. Aranzadi) y que consiste en disponer de unas listas en las que se enumerarán los pasos que habrán de darse para la preparación de los juicios y en las que tendremos que determinar el tiempo que les vamos a dedicar. También tenemos otras para no dejar atrás nada, al igual que formularios de feedback para analizar cómo lo hemos hecho y así mejorar en lo que hayamos podido fallar.

Pero no solo eso, también disponemos de unos formularios en los que se evaluará la actuación del juez, que se integrará en una base de datos para que todos los miembros del despacho puedan consultar para tener una idea aproximada de cómo suele actuar cada juez.

Los beneficios serán inmensos. Nos servirán como recordatorio, nos proporcionará más seguridad y nos permitirá adoptar las medidas necesarias para conseguir que no se produzca ningún contratiempo en el trabajo que vamos a realizar.

En definitiva, estos son algunos consejos que pueden ayudarnos a organizarnos y gestionar nuestro tiempo, con lo que conseguiremos una mayor calidad en nuestro trabajo.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
294 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Con la Venia, Manual de Oratoria para Abogados (Dúo)

    Con la Venia, Manual de Oratoria para Abogados (Dúo)

    En un ordenamiento jurídico como el español, en cuyos procesos judiciales prevalece el principio de oralidad, el conocimiento, el aprendizaje y la puesta en práctica de las normas y las reglas esenciales de la oratoria son imprescindibles para los abogados del siglo XXI.

  • II Concurso ProView Game para Estudiantes

    II Concurso ProView Game para Estudiantes

    Consiste en la resolución de un caso jurídico mediante la consulta de 2 ó 3 libros en formato electrónico y a través de la aplicación ProView, disponiendo para ello de 72 horas.

Opinión

Embudo judicial

Juan Ignacio Navas Marqués Desde el pasado 1 de junio todos los temas hipotecarios deberán de pasar por los 54 juzgados especializados: uno por ...

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.